3 de noviembre de 2013

Disfruta de la vida, seas quien seas.


No hay que ser periodista para contar qué está pasando, ni tampoco profesor para enseñar. No es necesario saber música para emocionar con nuestra voz ni conocer mucha literatura para enamorar con las palabras. Los pinceles no son solo para los pintores y las fotografías que no están en las exposiciones cuentan, a veces, muchas más historias. Los picos de las montañas pueden ser conquistados por contables y en la peluquería de la esquina podría tener lugar la conversación más filosófica de nuestro siglo. Las cenas familiares están llenas de políticos, los aeropuertos, de aventureros de bajo coste y los bares, de abogados compitiendo con la mejor frase para hacerlas reír. Disfruta de la vida, seas quien seas...


1 comentario: